Mensaje de error

  • Notice: Undefined variable: ub en my_visitors_get_count() (línea 254 de /home/fundamentosc/public_html/sites/all/modules/my_visitors/my_visitors.module).
  • Notice: Undefined variable: ub en my_visitors_get_count() (línea 266 de /home/fundamentosc/public_html/sites/all/modules/my_visitors/my_visitors.module).

ARTERIOESCLEROSIS Y ARTERIOLOESCLEROSIS.

Las palabras arterioesclerosis y arterioloesclerosis están formadas por las palabras “arteria”, “arteriola” y “esclerosis” respectivamente y por tanto significan la esclerosis de las arterias o de las arteriolas o sea es el engrosamiento, endurecimiento y perdida de la elasticidad de las paredes de los vasos sanguíneos arteriales haciéndolos rígidos, lo cual llevan a alteraciones en la circulación sanguínea por pérdida de la estructura normal y estenosis del lumen. La arterioesclerosis es un proceso que se da en forma fisiológica en todas las personas con la edad debido al depósito de colágeno y proteoglicanos, particularmente en las arterias de tipo muscular o de distribución, pero también pueden presentarse estados donde su expresión se aumenta en forma patológica.

 

Existen dos tipos de procesos génicos de la esclerosis arterial, el uno denominado hialino y el otro denominado hiperplásico.

 

Arterioesclerosis hialina: se presenta un engrosamiento hialino homogéneo en la pared del vaso arterial; lo cual aparentemente se debe a la extravasación de componentes del plasma a través de la capa endotelial vascular lo cual ocasiona como respuesta un aumento de matriz extracelular por parte de las CMLV, proceso fisiopatológico que afecta múltiples órganos pero típicamente la encontramos en los vasos del SNC y de los riñones (en los riñones es la principal característica de la nefroesclerosis benigna); este tipo de arterioloesclerosis es más frecuente en pacientes con HTA leve a moderada y en diabéticos.

 

Arterioesclerosis hiperplásica: la cual se caracteriza por la proliferación de las CMLV de los vasos arteriales, junto con el engrosamiento de la membrana basal, engrosamientos éste que se da en forma laminar concéntrica que denominan histológicamente como “en hojas o telas de cebolla”; engrosamiento que lleva paulatinamente a la estenosis de la luz del vaso y en ocasiones se presentan focos de necrosis en su pared denominado arteritis necrotizante. Este mecanismo de origen de la arterioloesclerosis afecta a todos los tejidos pero se observa más frecuentemente a nivel renal (nefroesclerosis maligna), en las arteriolas del tejido adiposo que rodea las glándulas suprarrenales y el páncreas, así como las arteriolas de la vesícula biliar y el intestino; este mecanismo de producción de la esclerosis arterial es típica de los cuadros hipertensivos severos.

 

La arterioesclerosis es un proceso normal del envejecimiento, y tenemos como dato importante que a partir de los 60 años a nivel de la aorta se comienza a cambiar las fibras elásticas por fibras de colágeno, lo cual hace que se pierda la elasticidad de la aorta perdiendo una de sus funciones como es la regulación de la presión sistólica (se distiende con la sístole cardiaca y se retrae en la diástole para en primer lugar no permitir elevaciones bruscas de la PAS en las sístole y en la diástole al retraerse mantiene la perfusión de los tejidos), por eso en esa edad se consideran cifras normales de TA de hasta 150/90 mmHg. Incluso si se disminuye la PAS se corre el riesgo de generar hipoperfusión tisular.