Mensaje de error

  • Notice: Undefined variable: ub en my_visitors_get_count() (línea 254 de /home/fundamentosc/public_html/sites/all/modules/my_visitors/my_visitors.module).
  • Notice: Undefined variable: ub en my_visitors_get_count() (línea 266 de /home/fundamentosc/public_html/sites/all/modules/my_visitors/my_visitors.module).

APARATO LAGRIMAL:

 

ANATOMÍA:

Glándulas lagrimales: Por lo general son dos una en cada ojo, que tienen forma de almendra con un tamaño de 2 cm, situadas en la fosa de la glándula lagrimal, en la parte supero-externa de la órbita en el hueso frontal; pero en ocasiones se encuentran glándulas lagrimales accesorias, en la parte media del párpado o a lo largo de los fórnix superior del saco conjuntival superior (1). La glándula lagrimal se divide en 2 porciones una orbitaria y otra palpebral que está separadas por el músculo elevador del párpado.

Conductos lagrimales excretores: por lo general son de 6 a 10, por medio de los cuales las glándulas lagrimales drenan su secreción, los cuales se abren en la parte lateral del fórnix del saco conjuntival superior. De acá las lágrimas se distribuyen mediante el parpadeo y cubren la superficie anterior del globo ocular.

Lago lagrimal: es un espacio triangular en el ángulo medial del ojo donde se acumula las lágrimas que no se evaporaron sobre la conjuntiva (aproximadamente el 50% de las producidas).

Puntos lagrimales: son dos aberturas localizados a lado y lado del lago lagrimal, cuya apertura se denomina papila lagrimales localizados en el ángulo medial del ojo (1) a lado y lado de la carúncula lagrimal.

Conductillos lagrimales: son 2, uno superior y otro inferior, cada uno con una longitud aproximada de 1 cm, los cuales la mayoría de las veces se unen y desembocan como un solo conducto en el saco lagrimal, aunque en muy pocas veces pueden desembocar por separado. Este canalículo común drena a través de la válvula de Rosenmuller en el saco lagrimal (2).

Saco lagrimal: es una saco donde desembocan los conductillos lagrimales, que mide de 1 a 1,5 cm de largo y de 0,5 a 0,6 cm de ancho, que posee una parte superior denominada fondo de saco lagrimal y una extremidad del saco lagrimal, cuyo límite se localiza al nivel del drenaje de la válvula de Rosenmuller. La cara anterior del saco lagrimal está en contacto con el ligamento palpebral interno, la cara medial en contacto con el hueso unguis (llamado hueso lagrimal por precisamente alojar este saco lagrimal) y la cara medial en contacto con la cavidad orbitaria. El saco lagrimal desemboca en el conducto nasolagrimal por medio de la válvula de Krause (2).

 Conducto nasolagrimal: continuación del saco lagrimal y con una longitud de aproximadamente 2 cm va a drenar en la cavidad nasal en el meato nasal inferior (espacio entre el cornete nasal inferior y el piso de la cavidad nasal) (3), a través de la válvula de Hasner (2). Este conducto nasolagrimal viaja por el conducto óseo formado medialmente en su parte superior por el unguis e inferiormente por el cornete inferior;  lateralmente por el maxilar superior.

 

Inervación:

  • SNA parasimpáticas mediante ramas que viajan por el nervio facial (VII) a través del nervio petroso superficial mayor, que tiene como efecto biológico la estimulación de la producción de lágrimas  (1).
  • SNA simpático, mediante que se origina en el ganglio cervical superior, el cual su función biológica es disminuir la secreción lagrimal.

 

FISIOLOGIA:

El líquido lagrimal es una solución acuosa constituida por sales, mucus y lisozima (enzima bactericida), que tiene por objetivo proteger, limpiar, lubricar y humedecer el globo ocular  (3).

Cada glándula produce alrededor de 1 ml/día de lágrimas, las cuales se eliminan tan rápidamente como se producen, por evaporación o por el paso hacia los conductos nasolagrimales  (3).

 

CORRELACIONES CLINICAS:

Dacriocistitis:

Es la infección del saco lagrimal, palabra formada por los vocablos griegos “dákryon” que significa lágrima;  “kystis”, que significa “saco” e “itis” que significa inflamación; la cual es debida a una infección bacteriana resultado de la obstrucción de los conductos nasolagrimales  (3).

Obstrucción del conducto nasolagrimal:

  • Desarrollo anormal craneofaciales: p.e. síndrome de Down.
  • Edad (adultos mayores): principalmente estrechamiento en papilas lagrimales.
  • Trauma: fractura facial.
  • Pólipos nasales.
  • Conjuntivitis (raro): complicada con dacriocistitis.
  • Tumores..

Epifora:

Puede ser unilateral o bilateral resultado de un mal funcionamiento en cualquier nivel del aparato  lagrimal, ya sea por un aumento de la producción o por un defecto en el flujo o drenaje de lágrimas.

El aumento de la producción de lágrimas puede ser por:

  • Irritación de la superficie ocular debido a una infección local y/o inflamación,
  • Irritación por factores ambientales y laborales.
  • Traumatismo palpebral.

 

Los defectos en el flujo lagrimal pueden ser:

.- Obstrucción anatómica en el sistema:

  • Mala posición del párpado: giro / entropión o eversión / ectropión
  • Obstrucción canalicular: como secuela de canaliculitis infecciosa o inflamatoria, estenosis puntual, dacriocistitis, mal funcionamiento del saco lagrimal y obstrucción del conducto nasolagrimal.

.- Obstrucción funcional o "impedancia funcional al flujo" en el sistema:

  • Etiología neurogénica: parálisis del nervio facial o la miastenia gravis.
  • Exoftalmos.

BIBLIOGRAFIA:

1.            Moore K, Dailey A, Agur A. Clinically Oriented Anatomy. 7ta edition. Vol. 1. Barcelona (Esp.): Lippincott Williams & Wilkins; 2013. 1331 p.

2.            James J, Dizdarevic S, Melo I, Roldão L. Lacrimal Scintigraphy v2. British Medical Journa; 2018.

3.            Tortora G, Derrickson B. Principios de Anatomía y Fisiologpia. 13a ed. Mexico DF: Panamericana; 2011. 1340 p.