Mensaje de error

  • Notice: Undefined variable: ub en my_visitors_get_count() (línea 254 de /home/fundamentosc/public_html/sites/all/modules/my_visitors/my_visitors.module).
  • Notice: Undefined variable: ub en my_visitors_get_count() (línea 266 de /home/fundamentosc/public_html/sites/all/modules/my_visitors/my_visitors.module).

HISTOLOGIA DEL ARBOL BRONQUIAL.

El árbol bronquial va desde la bifurcación de la tráquea o sea la carina traqueal, a nivel del borde superior de T5 (1), donde nacen los bronquios principales hasta los bronquiolos terminales (los cuales se continúan con los bronquiolos respiratorios). VER GRAFICO 286 y 288 CUADERNO ROJO

 

 

Bronquios principales:

Los bronquios principales llamados también primarios o extrapulmonares, nacen de la bifurcación de la tráquea y por eso lógicamente son dos (uno derecho y otro izquierdo). Histológicamente son iguales a la tráquea pero de menor diámetro y con paredes más delgadas. El derecho es más corto, posterior y más vertical que el izquierdo que es más largo, más anterior y más horizontal, por eso los objetos extraños se alojan más frecuentemente en el derecho. Ingresan a cada pulmón por el hilio pulmonar el derecho por debajo y lateral de la arteria pulmonar derecha  y una vez que ingresan se dividen en un bronquio secundario para cada lóbulo pulmonar o sea el izquierdo se divide en 2 bronquios secundarios y el derecho en 3.

 

Bronquios secundarios:

Nacen de la división de los bronquios principales y existe uno para cada lóbulo pulmonar o sea son 2 izquierdos y 3 derechos y por eso se les llama bronquios lobares  o también bronquios intrapulmonares, en contraposición de los extrapulmonares. Histológicamente son similares a los principales con la diferencia que los cartílagos no tienen forma de C sino que son totalmente cerrados en forma de O y por tanto estos bronquios son cilíndricos y no tienen una región aplanada. El músculo liso se localiza entre la lámina propia y la submucosa, en dos capas musculares distintas en espiral en sentido contrario. Al igual que en tráquea y los principales en la lámina propia y submucosa existen células glandulares sero-mucosas y tejido linfoide. Estos bronquios se dividen en forma dicótoma formando los bronquios terciarios.

 

Bronquios terciarios:

Cada uno de los 5 bronquios secundarios o lobares o intrapulmonares se subdivide para enviar una ramificación denominada bronquio terciario a cada uno de los segmentos broncopulmonares que forman los lóbulos pulmonares, por eso a estos bronquios terciarios también se les llama bronquios segmentarios. Recordemos que el pulmón derecho posee 10 segmentos broncopulmonares y el izquierdo tiene 8, por tanto van a existir 18 bronquios terciarios o segmentarios. Luego los bronquiolos terciarios se siguen subdividiendo en forma dicótoma dando origen a los bronquiolos primarios.

 

Bronquiolos primarios:

Cada bronquio terciario o segmentario realiza divisiones dando lugar hasta la 15 generación de ramificaciones formando los bronquiolos primarios, los cuales se caracterizan porque no poseen cartílago y tienen un diámetro menor de 1 mm.  El recubrimiento epitelial varía desde los primeros (más proximales a los bronquios terciarios) hasta los más distales y pequeños (los cuales se continuarán con los bronquiolos terminales), siendo inicialmente un epitelio cilíndrico simple ciliado con células caliciformes ocasionales hasta cuboidal simple (por lo general sin cilios) sin células caliciformes y con la aparición de células clara ocasionales. Las células clara son células cilíndricas que poseen un borde apical con vellosidades romas, las cuales poseen un abundante RER donde se sintetiza una glucoproteína y un material tensoactivo que almacena en vesículas que se localizan en el citoplasma cerca del borde apical y que luego libera a la luz bronquial; esta glicoproteína tiene por función proteger el epitelio bronquiolar y la sustancia tensoactiva tiene por objeto reducir la tensión superficial del bronquiolo y mantener su permeabilidad; también esta célula clara fagocita toxinas que se respiran en el aire y que son degradas por enzimas en el REL.   Estos bronquiolos primarios no poseen cartílago y en lugar de ello poseen una capa muscular controlada por el SNA y es en este sitio donde se desarrolla la fisiopatología del broncoespasmo incluyendo el asma. La última subdivisión de los bronquiolos primarios cuando llegan a nivel de los lobulillos pulmonares secundarios se les denomina bronquiolos terminales.

 

Bronquiolos terminales:

Los bronquiolos terminales son la terminación del sistema de conducción del sistema respiratorio, los cuales tienen un diámetro menor de 0,5 mm y son los conductos que al dividirse en forma dicotómica se transforman en los bronquiolos respiratorios. El epitelio de este bronquiolo terminal está formado por células cuboides y células clara. Su pared está formada por tejido fibroelástico y dos capas de músculo liso. Estos bronquiolos terminales se ramifican dando origen a los bronquiolos respiratorios, los cuales ya hacen parte del acino pulmonar, y que la agrupación de 5 a 15 ramificaciones (bronquiolos respiratorios con su acino pulmonar) forman los denominados lobulillos pulmonares secundarios. Dicho en otra forma de los bronquiolos terminales se desprende un “racimo” de 5 a 15 acinos pulmonares cada uno dependiente de un bronquiolo respiratorio, “racimo” que se denomina lobulillo pulmonar secundario. Los bronquiolos terminales presentan comunicaciones con alveolos vecinos del mismo lobulillo  a través de los calanes de Lambert o sea para no confundirnos, los bronquiolos terminales se continúan o comunican o dan origen (como queramos decir) con los bronquiolos respiratorios como ya se dijo, pero también tienen unas comunicaciones con alveolos vecinos a sus paredes, alveolos que pertenecen al lobulillo que el bronquiolo terminal “lidera” los cuales se denominan los canales de Lambert.

 

HISTOLOGIA DE LA PORCION RESPIRATORIA DEL SISTEMA RESPIRATORIO O ACINO PULMONAR.

La unidad básica funcional que forma la porción respiratoria se denomina acino pulmonar la cual  está formada por los bronquiolos respiratorios, conductos alveolares, sacos alveolares y alveolos. A su vez la unidad anatómica básica, o sea la mínima unidad que tienen independencia anatómica dada por la separación mediante un septo de tejido conectivo se denomina lobulillo pulmonar secundario, los cuales están formados por grupos de 5 a 15 acinos pulmonares. Aclaremos que un bronquiolo respiratorio es la puerta de entrada a un acino pulmonar y un bronquiolo terminal es la puerta de entrada a un lobulillo pulmonar secundario.

 

 Los lobulillos pulmonares secundarios (LPS) están alimentados por un bronquiolo terminal en el centro, paralelo a la arteria centrolobulillar; las venas pulmonares y  los linfáticos transcurren en la periferia del lobulillo en los septos interlobulillares. Esta organización de las estructuras lobulillar explica porque las enfermedades que penetran al pulmón a través de la vía respiratoria tienen manifestación centrolobulillar como por ejemplo las neumonitis por hipersensibilidad, bronquitis y enfisema entre otros. Mientras que en la periferia del lobulillo pulmonar secundario es el áreas donde se asientan patologías de los linfáticos como linfangitis carcinomatosa, Sarcoidosis etcétera.

 

Bronquiolos respiratorios:

Son la primera región del sistema respiratorio donde puede haber intercambio gaseoso, o sea en la estructura anterior o sea el bronquiolo terminal no es posible el intercambio gaseoso. Se reconocen porque las paredes son delgadas y están interrumpidas o tienen insertados alveolos en forma discontinua. Cada bronquiolo respiratorio se divide en varios conductos alveolares.

 

Conductos alveolares:

En realidad los conductos alveolares son alveolos dispuestos en forma lineales (en palabras mías explicaría que los alveolos que están dispuestos en forma escasa en la pared del bronquiolo respiratorio se van haciendo cada vez más numerosos y contiguos hasta que desaparece la pared del bronquiolo respiratorios y se convierte en un “rosario” de alveolos) por eso se llama conductos alveolares o sea formados por alveolos. Estos conductos alveolares poseen una red vascular abundante.

 

Sacos alveolares:

Cada conducto alveolar a su vez se ramifica y cada uno de los conductos alveolares resultantes (que igualmente son “rosarios” lineales de alveolos terminan en un ensanchamiento ciego, pero que en la punta ciega se forma un racimo de 2 o más alveolos lo cual se llama sacos alveolares. Cuando dos o más sacos alveolares se abren en un mismo conducto alveolar, a este sitio se le denomina atrio.

 

Alveolos:

Son la unidad estructural y funcional primaria del SR, los cuales están en un número aproximado de 300 millones los cuales tienen un área total de 140 m2. La abertura de cada alveolo a los bronquiolos respiratorios y a los conductos alveolares, está controlada a manera de esfínter, por una fibra muscular, que regula el diámetro de la abertura, lo cual no sucede con los alveolos que se abren a los sacos alveolares, ya que estos últimos alveolos poseen en cambio fibras elásticas en lugar de musculares. Los alveolos se encuentran separados unos de otros por los tabiques interalveolares, los cuales están constituidos por tejido conectivo que contiene fibroblastos, fibras de colágena tipo III (reticulares), fibras elásticas, macrófagos alveolares, células cebadas, elementos linfoides, capilares de la red vascular hematósica derivada de las arterias pulmonares, venas pulmonares, arterias nutricias derivadas de la arteria bronquial, las láminas basales de los capilares, vasos linfáticos, los neumocitos tipo II y los neumocitos tipo I. Las fibras elásticas de este tejido se insertan en la periferia de los alveolos que forman los conductos y sacos alveolares, fibras que se entremezclan con otras que se insertan en otras estructuras intrapulmonares y son las responsables de la permeabilidad alveolar en la inspiración y de evitar el daño por distención; igualmente tienen a su cargo la espiración no forzada. En algunos alveolos pueden estar tan comprimidos entre sí que no existe el intersticio de tejido conectivo entre ellos y en estos alveolos encontramos comunicaciones alveolares entre ellos denominados poros alveolares de Kohn, los cuales comunican alveolos del mismo acino o de acinos vecinos, pero no entre alveolos de lobulillos vecinos pues los lobulillos están separados por tejido conectivo. Otro aspecto a resaltar es que debido a que los alveolos y los capilares están compuestos por tejido epitelial, entonces las láminas basales de los dos tejidos se encuentran en contacto fusionados y son muy prominentes. Las paredes de los alveolos están formados por Neumocitos tipo I y tipo II.

 

Los neumocitos tipo I: son células epiteliales planas que forman un epitelio escamoso simple que recubre el 95% de la superficie del alvéolo, por eso a estas células también las llaman células alveolares escamosas o células alveolares tipo I. Las uniones entre estas células son muy estrecha con el fin de evitar el escape de líquido extracelular a la luz alveolar. El borde basolateral de estos neumocitos posee la lámina basal que puede estar adosada a la lámina basal de los capilares o puede estar en contacto con la lámina basal de otro neumocito tipo I de otro alveolo yuxtapuesto; en cuyo caso puede formarse un poro alveolar de Kohn, caso en el cual se fusionan las membranas celulares de los dos neumocitos tipo I de cada uno de los alveolos yuxtapuestos sin tabique interalveolar entre ellos (la función de este poro es equilibrar la presión del aire dentro de los diferentes segmentos pulmonares).

 

Los neumocitos tipo II o células alveolares tipo II, son células cuboides mucho más grandes que los tipo I, por eso se les llama también células alveolares mayores, que solo recubren el 5% de la superficie de la luz alveolar, sin embargo son más numerosos que los tipo I, lo que pasa es que solo proyectan su borde apical en forma de cúpula hacia la luz alveolar y la mayoría se localizan en el espacio septal interalveolar por eso se les llama también células septales. La característica principal de estas células es que poseen el aparato enzimático necesario para llevar a cabo la síntesis de fosfolípidos con función surfactante: la fosfatidilglicerol y el dipalmitoilfosfatidilcolina así como el aparato genómico para la síntesis de las proteínas de agente tensoactivo A, B, C y D. Estas moléculas son sintetizadas y luego almacenadas en los cuerpos compuestos los cuales cuando se localizan  junto a la membrana celular del borde apical en forma de cúpula (que proyecta hacia la luz alveolar) listos para ser exocitados se denominan cuerpos laminares.

 

Los macrófagos alveolares, cuando los monocitos plasmáticos por diapédesis migran hacia el intersticio pulmonar se trasforman en macrófagos alveolares. Del intersticio alveolar los macrófagos migran hacia la luz alveolar a través de los neumocitos tipo I; en este camino y en la luz alveolar fagocitan material particulado o polvo, (por eso se les llama también células de polvo), bacterias y agente tensioactivo, y una vez en la luz alveolar pueden trasladarse a la faringe (por acción ciliar) para ser expectorados o deglutidos o puede penetrar nuevamente al intersticio y ser eliminados vía drenaje linfático.

 

Barrera alveolo-capilar:

Es la región donde se produce el intercambio por difusión del O2 y del CO2 siendo las más eficientes donde solo se encuentren presentes estos cuatro componentes:

 

a).- Capa de agente tensoactivo,

b).- Capa epitelial escamosa de neumocitos tipo I,

c).- Láminas basales fusionadas del epitelio escamoso de los neumocitos tipo I y del endotelio vascular capilar.

d).- Endotelio de los capilares contiguos.

 

HISTOLOGIA DE LA PLEURA.

 

Es una membrana de origen mesodérmico constituida por una capa de células epiteliales (células de origen mesotelial), la cual se soporta sobre una membrana basal y ésta sobre una capa fibroelástica por medio de la cual discurren los linfáticos y capilares. La pleura además de cumplir la función de revestimiento tiene por función sintetizar elastina y colágeno.